7 formas en que el yoga puede ayudar con un envejecimiento saludable

¡Comparte con tus amigos!

Buda dijo: “Nada es permanente. Todo está sujeto a cambios. Ser siempre es devenir ”. Desde el momento en que nacemos hasta el final de nuestra vida, experimentamos un cambio físico y mental constante. Incluso si nos esforzamos por lograr un envejecimiento saludable, el cambio (y, por lo tanto, el envejecimiento) es inevitable.

En nuestra juventud, a menudo celebramos estos cambios: representan crecimiento y desarrollo, acumulación de habilidades y experiencias de vida. Pero a medida que avanzamos en nuestras vidas, muchos de nosotros nos emocionamos menos con nuestro estado de alteración.

El proceso de envejecimiento es diferente para cada uno de nosotros, pero generalmente va acompañado de una variedad de cambios, algunos de los cuales percibimos como positivos y otros no.

Adquirimos habilidades, experiencia de vida y perspectiva. Pero también es común perder masa muscular y densidad ósea, y que nuestro tejido conectivo se vuelva más rígido y menos fácil de hidratar.

Nuestra piel y cabello pueden cambiar. La audición y la vista pueden disminuir. También son comunes las disminuciones en la cognición y la memoria. Muchos de nosotros también experimentaremos cambios en nuestro estilo de vida, estructura familiar o nivel de participación comunitaria.

Cómo el yoga puede ayudar con un envejecimiento saludable

El cambio es inevitable, pero algunos de estos efectos pueden ralentizarse o incluso revertirse con una intervención inteligente.

El yoga es una rica tradición que abarca mucho más que la práctica física popular de asana.

El yoga ofrece una variedad de técnicas que pueden ayudarnos a navegar el proceso de envejecimiento con más sabiduría y gracia, ya sea disminuyendo el deterioro de la función o cultivando una comprensión y una aceptación más profundas.

¿Es el yoga el secreto para mantenerse joven? Aquí hay 5 beneficios antienvejecimiento de esta antigua práctica

Yoga y envejecimiento saludable: aquí hay 7 formas en que el yoga nos ayuda a envejecer con sabiduría:

1. El movimiento y el ejercicio mejoran la movilidad y la aptitud física

Nuestros cuerpos se adaptan a las demandas que les imponemos: cuando nos movemos menos, nos volvemos más rígidos, tensos y menos eficientes.

El movimiento suave en todas las direcciones (como rodear las articulaciones, ondular a través del gato y la vaca y las curvas laterales de pie) mantiene nuestras articulaciones lubricadas y las superficies de deslizamiento entre nuestras capas de tejido blando se mueven libremente.

El movimiento más rápido o más vigoroso también aumenta la capacidad pulmonar, la salud cardíaca y circulatoria, y el proceso de autofagia, donde el cuerpo limpia las células viejas o dañadas que de otro modo se acumularían.

2. Las posturas sostenidas fortalecen las áreas comúnmente infrautilizadas

A medida que envejecemos, es menos probable que participemos en un trabajo físicamente vigoroso o en levantar y cargar niños. Como resultado, es común que regiones como los brazos, la espalda y el núcleo se desarrollen menos.

Mantener posiciones como perro boca abajo, tabla, tabla lateral, perro pájaro y postura de langosta puede mantener o restaurar la fuerza en estas áreas, haciéndonos más capaces de manejar los desafíos de la vida diaria (como cargar comestibles).

Ese no es el único beneficio práctico del trabajo de fuerza para un envejecimiento saludable. El tirón que ejercen los músculos en contracción sobre el esqueleto también puede ralentizar o retrasar la pérdida de masa ósea. Y la postura más erguida que viene como un beneficio secundario de un cuerpo fuerte (especialmente la espalda) también deja espacio para una respiración libre y completa.

8 posturas de yoga que se duplican como ejercicios de entrenamiento de fuerza

3. Aumenta el equilibrio y la estabilidad

Las caídas son una de las causas más comunes de lesiones en las personas mayores, a veces incluso conducen a la pérdida de la independencia.

Afortunadamente, la práctica de asanas de yoga abunda en posturas que fortalecen los pies y los tobillos, la coordinación de los lados izquierdo y derecho del cuerpo, equilibrios de pie como la postura del árbol y transiciones en movimiento que entrenan una mejor coordinación y propiocepción, todo lo cual mejora la estabilidad de pie y reduce la probabilidad de caída.

Estos 6 ejercicios de estabilidad mejorarán drásticamente su equilibrio

4. Los desafíos de memoria mantienen la agudeza mental

De la misma manera que una dieta variada ofrece a nuestro cuerpo una amplia gama de nutrientes, las entradas mentales variadas ofrecen a nuestro cerebro una amplia gama de estímulos. En nuestra juventud aprendemos constantemente, exponiendo nuestra mente a nuevas ideas y nuevos problemas para resolver.

Pero a medida que avanzamos en nuestras vidas, especialmente si salimos de la fuerza laboral, encontramos menos conceptos nuevos; cada día se vuelve más conocido y familiar.

Muchos estilos de asanas de yoga ofrecen una secuencia diferente de posturas en cada clase, y esta variedad puede complementar una vida cada vez más predecible. El proceso de aprender nuevas poses, variaciones y transiciones en cada clase es un gran desafío para el cerebro, ya que nos ayuda a mantenernos mentalmente alerta para un envejecimiento saludable.

5 consejos respaldados por la ciencia para frenar el envejecimiento (porque ¿quién no quiere vivir más tiempo?)

5. La regulación a la baja del sistema nervioso reduce la inflamación

Algunos de los cambios que consideramos envejecimiento podrían estar relacionados con la inflamación crónica.

Las prácticas de yoga calmantes y relajantes (posturas restaurativas, Savasana, Yoga Nidra, pranayama, repetición de mantras y especialmente meditación) pueden ayudar al inclinar el sistema nervioso hacia el dominio parasimpático, lo que provoca la respuesta de relajación.

Todo lo que necesita saber sobre la inflamación crónica (según un médico integrador)

Este estado disminuye la inflamación y cambia los recursos del cuerpo hacia cosas que apoyan la salud a largo plazo, como la inmunidad y la digestión.

6. Crea una conexión comunitaria

Ya sea que estemos enfocados en nuestro cuerpo, nuestra mente o nuestras percepciones, siempre es más fácil enfrentar los desafíos juntos que enfrentarlos solos. Un aspecto a veces subestimado de la práctica del yoga es la comunidad que cultiva.

Algo acerca de la práctica compartida del yoga fomenta momentos de conexión y conversación significativas antes y después de la clase que no parecen ocurrir en otros entornos.

A veces, a medida que envejecemos, especialmente durante la jubilación, nuestro círculo social puede reducirse, dejándonos sentir menos incluidos en nuestra comunidad. Para un envejecimiento saludable, la comunidad es importante.

Incluso hoy en día, con tantas clases que se imparten en línea en lugar de en persona, la oportunidad de ver caras conocidas en la pantalla y pasar unos momentos conversando antes o después de la clase puede hacer una disminución significativa en ese aislamiento percibido.

7. La filosofía del yoga fomenta la satisfacción

Independientemente de nuestras creencias religiosas, los fundamentos filosóficos de la tradición del yoga pueden volverse cada vez más relevantes a medida que envejecemos y llegamos a reconocer nuestra propia impermanencia.

Las lecciones de la filosofía del yoga son muchas, pero una de las lecciones clave de Patanjali Yoga Sutras es cultivar el equilibrio entre abhyasa y vairagya: práctica diligente y desapego al resultado.

Cómo encontrar la paz interior con Aparigraha (desapego), el quinto Yama

Es importante que hagamos nuestra parte, ya sea que eso signifique movernos con regularidad, mantener nuestra fuerza o desafiar nuestro equilibrio o memoria, pero en un mundo incierto en realidad hay algo de alivio al reconocer que el resultado final está fuera de nuestras manos.

Comprender que el futuro no está escrito también puede recordarnos que debemos sentir satisfacción, o Santosha, con lo que tenemos ahora.

La lección sobre el envejecimiento saludable y el yoga

El cambio, ya sea que lo percibamos como positivo o negativo, es inevitable en la vida. Pero la práctica del yoga nos ayuda a navegar el cambio con un poco más de conciencia.

Nos da poder para hacer lo que podamos para mantener nuestra movilidad, fuerza, equilibrio y memoria. Nos recuerda el poder restaurador del descanso y nos conecta con nuestra comunidad.

Y, quizás lo más potente de todo, restablece nuestra perspectiva, recordándonos que si nuestro viaje en esta tierra es largo, debemos esperar algunos obstáculos en el camino.

Este artículo ha sido leído 241 veces. ¡Compártelo y difunde el amor!

error: El contenido esta protegido!!