Cistitis : ¿Qué hacer?

La anatomía femenina, tan compleja e inteligente en muchos sentidos, nos hace más propensas a padecer infecciones en la vejiga, conocidas como cistitis en la terminología médica y en ocasiones denominadas infecciones del tracto urinario.

¿Qué es la cistitis y que lo provoca?

La anatomía urinaria de la mujer es mucho más compacta que la del hombre; la uretra femenina el conducto que sale de la vejiga y por el cual se expulsa la orina es más corta y está más cerca del ano. Esto causa el clásico síntoma de la cistitis que consiste en la sensación de urgencia para ir al lavabo aunque la vejiga este prácticamente vacía.

La escasa orina que se expulsa normalmente irrita las paredes doloridas e inflamadas de la uretra. Otros síntomas son fiebre, dolor de cabeza y molestias abdominales.

¿Cuáles son las causas?

Si bien las bacterias son siempre la causa directa de la cistitis, los médicos dividen esta patología en dos tipos; infecciosa y no infecciosa ( o bacteriana y no bacteriana). Ambas ocurren con la misma frecuencia.

Tipos de cistitis 

  • Cistitis infecciosa. Este tipo de cistitis se produce cuando las bacterias alcanzan la vejiga e irritan sus paredes, lo que provoca una inflamación. Las bacterias E.coli se encuentran normalmente en el intestino, por tanto y debido a la escasa distancia que existe entre la entrada de la uretra y el ano en la anatomía femenina, pueden pasar fácilmente de un conducto a otro. Cuando alcanzan la vejiga se multiplican, irritan sus paredes y causan dolor, inflamación e infección.

Es posible que los niveles hormonales también sea la causa. Durante la menopausia, los bajos niveles de estrógenos pueden hacer que los tejidos de la vagina se vuelvan más delgado, con lo que las bacterias accedan con mayor facilidad al tracto urinario. El bajo nivel de estrógenos también aumenta la posibilidad de infección de Uretra y vejiga.

Durante el embarazo, los altos niveles de progesterona relajan los músculos de la vejiga y los uréteres, con lo cual el flujo de la orina se ralentiza. Esto provoca que las bacterias dispongan de más tiempo para multiplicarse con lo que la infección es mucho más fácil.

  • Cistitis no infecciosa. Este tipo de cistitis se produce normalmente como consecuencia de un exceso de relaciones sexuales o que estas sean demasiado agresivas;  normalmente no se trata del resultado directo de una infección. Aunque la cistitis no infecciosa produce los síntomas de la cistitis por si misma, también provoca que usted sea más susceptible a infecciones secundarias.

Utilizar una compresa durante demasiado tiempo, llevar pantalones, medias o ropa interior demasiada ajustada. También afectan ciertos cosméticos irritantes, incluidos jabones y los baños con espuma.

Infección en la orina, cistitis - Síntomas, tratamiento y prevención

¿Cómo aliviarla?

La cistitis infecciosa se puede entender de la vejiga a los riñones, y una infección renal es una patología muy grave que puede producir daños permanentes en el riñón. Por esta razón, resulta crucial visitar a su médico ante la primera sospecha de infección.

  • Antibióticos. Su médico le recetará antibióticos para la cistitis infecciosa, que aliviaran los síntomas de manera rápida y harán desaparecer la infección en una semana aproximadamente. Pero los antibióticos no solo acaban con las bacterias nocivas del organismo, sino también con las beneficiosas. Por tanto, tenga en cuenta que deberá tomar suplementos probióticos para reponer lo que ha perdido.
  • Dieta. Llevar una alimentación saludable de acuerdo con las indicaciones ya descritas, reforzará sus defensas y ayudará al organismo a vencer la cistitis infecciosa. Dedique especial atención a los siguientes puntos.
  • Evite la acidez. Las bebidas y los alimentos ácidos como el té, el café, el alcohol, el azúcar, la carne, las comidas picantes y los zumos sin diluir pueden provocar la cistitis. En caso de que sea propensa a padecer infecciones, intente evitarlos.
  • Tome agua de cebada. El agua de cebada constituye un antiinflamatorio estupendo para el sistema urinario. Lleve a ebullición un cuarto de litro de agua en un cazo, añada 40 g de cebada y déjela hervir a fuego lento durante veinte minutos. Retire el cazo del fuego y deje que se enfríe. Sírvase una taza y tómesela a lo largo del día. Puede conservar el agua restante en un recipiente hermético en el frigorífico hasta veinticuatro horas.
  • Consuma yogur biológico. El yogur biológico natural ecológico contiene bacterias beneficiosas que ayudan a que se recupere la flora intestinal. Esto adquiere mayor relevancia si ha tomado antibióticos recientemente.
  • Suprima el azúcar. El azúcar es el alimento favorito de las bacterias, de manera, que si lo toma empeorara su infección. Elimínelo por completo de su dieta mientras padezca cistitis.
  • Tome zumos de arándanos. Siempre que lo tome sin azúcar añadido, no pasteurizado y cien por cien natural, el zumo de arándanos le ayudará a luchar contra la cistitis, ya que estos frutos son ricos en proantocianidinas.
  • Tome ajo. El ajo constituye un remedio natural que además de reforzar sus defensas, le ayudará a eliminar las bacterias E. coli. El ajo crudo es mucho más eficaz que cocinado, por tanto, pique el ajo crudo y espárzalo en las ensaladas; también puede consumir dientes de ajos enteros. Como alternativa, adquiera ajo en forma de suplemento.

Suplementos

  • Vitamina C. Los estudios demuestran que la vitamina C puede lograr que las bacterias E.coli no se multipliquen y por tanto que no provoquen infección.
  • Betacaroteno. Este precursor de la vitamina A es un potente antioxidante que puede ayudar a las células a luchar contra la infección.
  • Zinc. Otro valioso antioxidante que participa en la lucha contra la infección.
  • Bromelia. Esta enzima natural ha demostrado tener propiedades antiinflamatorias para la vejiga. También se puede utilizar para tratar la cistitis no infecciosa.
  • Probióticos. La cantidad de bacterias beneficiosas se encuentran en el yogur natural, puede tomar un yogur y un suplemento.

Otros tratamientos naturales

  • Homeopatía. Lo ideal sería acudir al homeópata, quien le prescribirá los remedios adecuados según su constitución y sus síntomas.
  • Aromaterapia. Diluya 15 gotas de aceite esencial de sándalo en 6 cucharaditas de aceite de albaricoque dulce templado, póngase unas cuantas gotas en las manos y masajease el abdomen.

Autoayuda

  • Consiga que su orina sea alcalina. No existe nada más desagradable cuando se sufre cistitis que la sensación de escozor al orinar, consecuencia de una orina excesivamente ácida.
  • Orine siempre que lo necesite. Aguantarse la orina supone una tensión para la vejiga, que empeorara un episodio de cistitis. Orine siempre que sea necesario.
  • Dúchese. Ducharse resulta siempre mucho más higiénico que bañarse. Por tanto, si es propensa a sufrir cistitis, opte por la ducha en vez de por la bañera.

 

remedios naturales para combatir la cistitis

Calificar
¡ Comparte con tus amigos !
error: Alert: Contenido Protegido !!