El teléfono

El teléfono, un instrumento diseñado para la transmisión y recepción simultánea de la voz humana. El teléfono es barato, es sencillo de manejar y ofrece a sus usuarios un tipo de comunicación inmediata y personal que no puede obtenerse por ningún otro medio. Por ello, se ha convertido en el dispositivo de telecomunicaciones más utilizado en el mundo. Hay miles de millones de teléfonos en uso en todo el mundo.

Este artículo describe los componentes funcionales del teléfono moderno y traza el desarrollo histórico del instrumento telefónico. Además, describe el desarrollo de lo que se conoce como la red telefónica pública conmutada (RTPC). Para hablar de tecnologías más amplias, véanse los artículos sistema de telecomunicaciones y medios de telecomunicación.

El instrumento telefónico

La palabra teléfono, procedente de las raíces griegas tēle, «lejos», y phonē, «sonido», se aplicó ya a finales del siglo XVII al teléfono de cuerda familiar para los niños, y más tarde se utilizó para referirse al megáfono y al tubo parlante, pero en el uso moderno se refiere únicamente a los dispositivos eléctricos derivados de los inventos de Alexander Graham Bell y otros.

En los 20 años siguientes a la patente de Bell de 1876, el aparato telefónico, modificado por Thomas Watson, Emil Berliner, Thomas Edison y otros, adquirió un diseño funcional que no ha cambiado fundamentalmente en más de un siglo. Desde la invención del transistor en 1947, el cableado metálico y otros equipos pesados han sido sustituidos por microcircuitos ligeros y compactos.

Los avances de la electrónica han mejorado el rendimiento del diseño básico y han permitido introducir una serie de funciones «inteligentes», como la rellamada automática, la identificación de números de llamada, la transmisión inalámbrica y la visualización de datos.

Estos avances complementan, pero no sustituyen, el diseño básico del teléfono. Este diseño se describe en esta sección, así como la notable historia del desarrollo del teléfono, desde los primeros dispositivos experimentales hasta el instrumento digital moderno.

Componentes del teléfono en funcionamiento

Al igual que desde sus primeros años, el aparato telefónico está formado por los siguientes componentes funcionales: una fuente de alimentación, un gancho de conmutación, un marcador, un timbre, un transmisor, un receptor y un circuito anti sonoro. Estos componentes se describen sucesivamente a continuación.

Fuente de alimentación

En los primeros teléfonos experimentales, la corriente eléctrica que alimentaba el circuito telefónico se generaba en el transmisor, mediante un electroimán activado por la voz del interlocutor. Este sistema no podía generar suficiente voltaje para producir un habla audible en los receptores lejanos, por lo que todos los transmisores desde el diseño patentado por Bell han funcionado con una corriente continua suministrada por una fuente de energía independiente.

Las primeras fuentes fueron baterías situadas en los propios aparatos telefónicos, pero desde la década de 1890 la corriente se genera en la oficina de conmutación local. La corriente se suministra a través de un circuito de dos hilos llamado bucle local. La tensión estándar es de 48 voltios.

Los teléfonos inalámbricos representan una vuelta a las fuentes de energía individuales, ya que sus transmisores de radio de bajo voltaje se alimentan de una pequeña batería (por ejemplo, de 3,6 voltios) situada en el auricular portátil. Cuando el teléfono no está en uso, la batería se recarga a través de contactos con la unidad base. La unidad de base se alimenta mediante la conexión de un transformador a una toma de corriente estándar.

Gancho de conmutación

El gancho de conmutación conecta el aparato telefónico a la corriente continua suministrada a través del bucle local. En los primeros teléfonos, el receptor se colgaba de un gancho que accionaba el conmutador abriendo y cerrando un contacto metálico.

Este sistema sigue siendo común, aunque el gancho ha sido sustituido por una cuna para sostener el auricular combinado, que encierra tanto el receptor como el transmisor. En algunos instrumentos electrónicos modernos, el funcionamiento mecánico de los contactos metálicos se ha sustituido por un sistema de relés de transistores.

 

Calificar
¡ Comparte con tus amigos !
error: Alert: Contenido Protegido !!