Karma, causa – efecto

Según varias religiones dhármicas, karma (en sánscrito, कर्म) es una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se genera a partir de los actos de las personas. También conocido como un espíritu de justicia o equilibrio.

Es una creencia central en la doctrina del hinduismo, el budismo, el jainismo, el ayyavazhi y el espiritismo.

Aunque estas doctrinas expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente, el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Se refiere al concepto de «acción» entendido como aquello que causa el comienzo del ciclo de causa y efecto. Según el karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores.

Símbolo del Karma, a continuación como realizar un nudo infinito:

Está en contraposición con las doctrinas abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islamismo); lo más parecido en el cristianismo es el concepto teológico de retribución. El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Según el hinduismo, la reacción correspondiente es generada por el dios Iama; en cambio, en el budismo y el jainismo ―donde no existe ningún dios controlador― esa reacción es generada como una ley de la naturaleza (como la gravedad, que no tiene ningún dios que la controle).

En las creencias indias, los efectos de todos los hechos son vistos como experiencias activamente cambiantes en el pasado, presente y futuro.

¿Qué es el Karma de una persona?

Karma significa acción o energía trascendente que se deriva de los actos, palabras y pensamientos de las personas. Dependiendo de la religión, el sentido de la palabra puede tener connotaciones de acciones específicas y consecuencias diferentes, pero por lo general se relaciona con la acción y sus consecuencias.

Limpiar el Karma

Limpiar el karma significa eliminar de nuestra vida aquellos modelos, visiones y acciones que nos inducen a crear deudas con el destino. Básicamente, tanto lo negativo como lo positivo retornan a quien lo construye. El concepto es uno de los más bellos del budismo.

Esta más presente en nuestro día a día de lo que nos creemos por lo que es aconsejable actuar bien en todos los ámbitos de la vida. Aunque no nos demos cuenta el karma «nos vuelve».

Calificar
¡ Comparte con tus amigos !
error: Alert: Contenido Protegido !!